#UnSigloDeHistorias

UnSigloDeHistorias

El pasado 23 de septiembre tuvimos el placer de asistir como invitados a un evento de Coca-Cola muy especial, nada más y nada menos que a la celebración de los 100 años de vida de su elemento más famoso (después, claro, de la receta secreta).

La botella Contour estaba de aniversario y como 100 años no se cumplen todos los días, la reconocida marca de refrescos organizó un evento para presentar la revista conmemorativa de ese cumpleaños. Y ahora nos toca abrir la revista, disfrutar de ese olor, de ese “no sé qué, que qué se yo” de un libro nuevo.

Cien años y CHSSSSSS, la botella sigue chispeando. Grandes del celuloide, de la política o del mundo del arte se han rendido a sus pies. ¿Por qué íbamos a ser nosotros menos?

Pero hoy nos preguntamos… ¿Qué hizo de un simple refresco la marca más conocida a nivel mundial? ¿Su sabor, su… marketing?

El primer anuncio de Coca-Cola apareció en 1886. Apenas destacaba entre la multitud de anuncios de texto que abarrotaban el periódico. Aún así, ya la vendían como algo “Delicious! Refreshing! Exhilarating! Invigorating!” (“¡Deliciosa! ¡Refrescante! ¡Estimulante! ¡Vigorizante!”), vamos, cuasi mágica.

Primer anuncio Coca Cola

Pero no fue hasta 1915 cuando el packaging original de la marca hizo su entrada triunfal. Llegó la botella, llego la Contour, aquella que todos recordamos, aquella que, a día de hoy, sigue acompañándonos en los bares.

Botellas de Coca Cola

Cuenta la leyenda que la Contour, de aspecto “regordeta”, tuvo esta característica forma por un error de los diseñadores. Se equivocaron al suponer que la bebida tenía cacao, así que se inspiraron en la vaina de esta planta para el diseño de la botella. ¿Serendipia?

Pero, ¿por qué se patentó este diseño si, por aquella época, lo que se llevaba eran botellas simples, rectas, marrones o transparentes? Precisamente por eso, para diferenciarse. Ya a principios del Siglo XX, Coca-Cola tuvo que enfrentarse a multitud de marcas baratas que trataban de engañar al consumidor con tipografías parecidas (caligrafía Spencer) y nombres “sospechosamente” similares: Koka-Nola, Ma Coca-Co, Toka-Cola, Koke… ¡Ya ves, no solo hoy en día la competitividad es agresiva!

Como las etiquetas de las botellas solían desprenderse al meter las bebidas en agua fría para refrigerarlas, Coca-Cola decidió grabar su logo en cada botella. Nos gustaría rescatar un llamamiento de Harold Hirsch, el principal abogado de la compañía allá por 1912, a los embotelladores:

No estamos construyendo una marca para hoy. Estamos construyendo Coca-Cola para siempre, y nuestra esperanza es que Coca-Cola se convierta en la bebida nacional hasta el final de los tiempos. Los jefes de sus empresas están haciendo todo lo posible, a un costo considerable, para lograr una botella que podamos adoptar como un hijo propio, y cuando esa botella nazca, le pido a cada uno de los miembros de esta convención que no se fije en el gasto que suponga el cambio de sus botellas en ese momento, sino que tengan en cuenta que la nueva botella establecerá el punto de partida de sus propios derechos. Será algo suyo, propio, y es un asunto de mutua cooperación. 

Una compañía de un pueblecito de Indiana fue la encargada de llevar a cabo el diseño. Dos de sus empleados, Earl Dean y Clyde Edwards fueron a la biblioteca local a buscar inspiración. Abrieron la Enciclopedia Británica y buscaron “cacao”, ingrediente que creían formaba parte de la fórmula secreta. La ilustración de la vaina de cacao fue la que les llevó a diseñar la Contour tal como la conocemos hoy en día. ¿Y el color de dicha botella? Verde alemán, que más tarde pasó a llamarse Verde Georgia. ¿Casualidad?

Pero avancemos, avancemos hasta 1928, fecha en la que Coca-Cola se publicita por primera vez en nuestro país. Este es el anuncio extraído de La Vanguardia el 17 de junio de 1928, en él la firma “Sociedad Espumosos El Rayo” anuncia la próxima llegada de la Coca-Cola en Barcelona. Increíble, ¿no?

Coca Cola en España

Pero no sería hasta 1959 cuando la marca conquista los televisores. No fue otra que la gran Carmen Sevilla la elegida para promocionar la marca de refrescos en este anuncio que ya forma parte de la historia de la publicidad:

Algunas de sus campañas, sin duda, nos han acompañado más que otras. ¿Recordamos el “Del pita del” de 2004? ¿Quizás “Destapa la felicidad” de 2009 con el que aún se nos ponen los pelos de punta? ¿O el último, el “Comparte felicidad” de este verano?



Coca-Cola se ha adueñado de muchas cosas, entre ellas del rojo o de la felicidad, pero sin duda, se ha adueñado un poquito de cada una de nuestras vidas. ¿Quién no tiene recuerdos alrededor de esta botella? ¿Qué es lo que la hace tan especial si no es su cotidianidad? Contour, Coca-Cola, hoy brindamos por vosotros, por una larga existencia. Hoy brindamos porque nos dejéis brindar con vosotros en el futuro. Hoy brindamos por vuestra historia, que no es otra que nuestra historia. Hoy brindamos #PorUnSigloDeHistorias.

Sé el primero en comentar