This is California!

Santa Mónica

Santa Mónica

¡Hola Becarios!  Siento haber tardado tanto en escribir mi segundo post, pero creedme cuando os digo que no he parado desde el día 25 de junio hasta ahora.

Pese a que el viaje fue muy largo, lo que he vivido desde que he llegado a Estados Unidos ha sido maravilloso. Los días previos a comenzar el programa de estudios en UC Riverside los pasé haciendo turismo por California con algunos de mis actuales compañeros, estudiantes todos ellos de la Universidad Rey Juan Carlos.

En esos cuatro días de vacaciones que nos reservamos nos alojamos en Venice Beach, una zona encantadora en las inmediaciones de Los Angeles. Venice contaba con lo mejor de California, gente muy moderna, simpática, surfistas, skaters, ciclistas, una playa inmensa que conectaba con la de Santa Mónica y una gente un tanto peculiar por la noche, no os voy a engañar.

En ese mismo periodo de tiempo visitamos Los Angeles, con su espectacular Hollywood Blv. y Santa Mónica, mi lugar favorito de este Estado, al menos hasta ahora. Santa Mónica cuenta con una magnífica playa (la de Los Vigilantes de la Playa) y un enorme y precioso muelle con diferentes atracciones, conocido como Santa Monica Pier.

El 29 de junio un autobús nos recogió en LAX para llevarnos a Riverside, donde nos encontramos ahora mismo realizando un curso intensivo sobre Management, Turism & Hospitality. Estamos alojados en la propia residencia de la Universidad y hay que decir que las habitaciones están muy, pero que muy, bien. Yo comparto la mía con Megan, una joven canadiense de 23 años que participa en el mismo programa que yo.

El ambiente aquí es genial, en clase, en los grupos de trabajo y en las habitaciones nos han mezclado con otros estudiantes de Japón, Francia, Canadá y UK, de modo que nos “obligan” a relacionarnos con personas diferentes, conocer otras culturas, ser sociable y como no, practicar nuestro inglés.

Pero he de decir que no todo es estudiar. El 4 de julio, por ejemplo, fuimos a Huntington Beach para celebrar el día de la Independencia y este fin de semana aprovechamos para acercarnos a Las Vegas, un lugar que, si viajas a EEUU alguna vez, no puedes dejar de ver. Los casinos y hoteles son construcciones impresionantes capaces de dejar boquiabierto a cualquier persona. Yo destacaría sobre todo el hotel-casino Venetian y el espectáculo de las fuentes del Bellagio, ¡increíbles!

Lo cierto es que estoy encantada de estar aquí, disfruto cada momento y afortunadamente he coincidido con un grupo de personas muy agradables y divertidas que me mantiene activa, contenta y entusiasmada con el programa constantemente.

También hay cosas de las que me podría quejar (en un modo un poco jocoso), como los billetes de un dólar, que te llenan la cartera para finalmente poder pagar solamente una comida con ellos;  las monedas no siguen un orden lógico en cuando a tamaño o forma, todo tiene un tamaño XXL, desde la comida hasta los coches, aquí “caballo grande, ande o no ande”; la gente se mete con camiseta a la playa (algo que nunca he comprendido), alquilar un coche y echar gasolina es mucho más económico que en España, pero la gente conduce tan lento que te desespera un poco; hace un calor infernal, sobre todo en Las Vegas y la comida es tan poco saludable que te ves obligado a comer todos los días pollo y arroz en el comedor, siempre y cuando la señora que nos supervisa nos deje, ya que sólo nos está permitido coger dos “+” y un “-“ (un sistema que aún no nos ha quedado muy claro) y como no te andes con ojo acabas con un huevo y una tostada.

Es una rutina llevarnos el café de Starbucks del comedor sin que se entere la señora para bebérnoslo en las 7 horas de clase que tenemos diarias, aunque hay que añadir que los profesores son tan simpáticos y amables que se hace bastante llevadero.

La gente en California es muy amable, todo hay que decirlo, pero me sigue poniendo un poco nerviosa que cada dependiente te salude y te pregunte si todo está bien cada vez que entras en una tienda. Otra cosa que si que odio, es que las tasas no vengan incluidas en el precio final y tengas que adivinar cuánto te vas a gastar en algo, eso ¡no mola nada!

Pero mi valoración inicial y mi primera impresión es que esto es una auténtica maravilla y que aún me quedan seis meses más para disfrutar de todo esto. Tengo muchas ganas de llegar a Disney y ver como es aquello, pero ahora estoy muy a gusto en Riverside y me gustaría quedarme más tiempo en California, pero bueno, ¡todo llega a su tiempo!

El jueves tengo la presentación de un trabajo y el viernes el examen final ¡deseadme suerte!

2 Comentarios

  • Responder julio 18, 2013

    Alba @ModaPunta

    Qué genial haber encontrado este rinconcito, porque en mis planes estaba barajando el irme el próximo verano a trabajar allí, aunque no por el “Academic Exchange Program” porque no estudio en la URJC. De todos modos, seguro que seguir tu experiencia me sirve para comprobar qué tal es vivir la experiencia de Orlando desde dentro y no desde fuera, como la he vivido tantas veces 🙂 Un saludo!!!

    • Responder julio 22, 2013

      Susana Almeida

      ¡Hola Alba! Yo desde aquí te animo a que participes, para mi esta siendo una experiencia genial y de la que seguro voy a aprender mucho en todos los niveles, profesional y personal. Espero ayudarte con mis post y que te animen a unirte a la aventura.
      Un saludo 🙂