Que el verano nos pille confesados by @mikemiguelez

Que-el-verano-nos-pille-confesados

Por fin llega esa época en la que cambiamos las tardes estudiando o pringando en la agencia por las terracitas al sol. Que dejamos de pensar en lo que pasará mañana y nos centramos en disfrutar el momento, en ese viaje a la playa que tanto nos hace falta. No por la arena y el mar, sino por desconectar de la rutina. Y quien dice playa, dice pueblo, dice Europa, dice piscina o dice simplemente volver a vivir en su casa, ese sitio donde hasta entonces lo máximo que hacía era dormir y desayunar.

Hasta los mejores guerreros necesitan un respiro. Llevas todo el año a tope, y ya va siendo hora de poner el auto-mensaje de Ausente de la oficina. Que por mucho que se empeñen en que el trabajo mola, tienes que pararte un rato y reponerte. Porque ya lo lleva diciendo desde hace algunos años Kit Kat, lo importante es tomarse un break para así volver con más ganas. Coger fuerzas para el próximo proyecto y a comerte el mundo a tu regreso, que se vayan preparando.

Quien no se reinventa en su vida es que aún no ha fracasado. Y es que el verano es la mejor época para hacer balance del año que llevas, de cómo quieres que acabe el año, de ver si has cumplido las metas que te habías marcado, y lo más importante, de qué nuevos retos te quieres plantear. En muchas ocasiones, las vacaciones te sirven para darte cuenta de que no lo estás haciendo bien, que tienes que reinventarte y en septiembre haber cambiado algo, ya sea el look, la actitud o la predisposición. Pero que no se quede en algo superficial, que sea el inicio de algo.

 Es tiempo de resocializarnos. Y es que es tiempo de volver a retomar esas amistades que hacía ya algún tiempo que no veías, disfrutar de la buena compañía y ponerte al día con sus vidas. Porque de repente para unos meses que te has descuidado te enteras que 2 amigos se casan, que otro se va a vivir fuera, que alguno se ha dado cuenta que lo que ha estudiado no es lo suyo y ahora está con otras cosas… Pero solo hace falta un par de cervezas para volver a tener el timeline actualizado.

 Que con el agua me sale mejor. No es raro aprovechar el verano para coger tus ratos libres y dedicarlos a esos proyectos que tienes aparcados desde hace tiempo. Ya puede ser desde leerte ese libro que te compraste meses atrás y nunca encuentras el momento, ese logo que te pidió un amigo para una cosa que quería montar, la carta para el bar al que siempre que vas le dices que debería cambiarla de una vez, o incluso, es el momento para emprender tus propios planes. Porque cuando tienes tiempo libre para pensar y esbozar el desarrollo de tus propósitos siempre consigues algo mejor. O, por lo menos, con más gusto.

 Y es que el verano saca lo mejor de nosotros. No se si seré yo, pero para mi que las personas en verano somos más majas que en invierno. No se si será el sol, las terracitas, el tiempo libre o qué, pero sin duda como el verano no hay nada. Os invito a hacer como nosotros, disfrutad del verano y de todo lo que le acompaña. No os dejéis nada por hacer, gozad de los planes improvisados que acaban siendo los mejores. Iros a dónde queráis o no os vayáis si no queréis. Pero eso si, tenéis que prometernos que vais volver. Y cuando lo hagáis, no os olvidéis de lo más importante y haced como nosotros, volved con las ganas renovadas.

Sé el primero en comentar