Próxima parada: Creatividad by @MikeMiguelez

proxima-parada-creativdad (1)

Mucho se habla del alcohol como vitamina de la creatividad, de los bares, de los brainstormings, de las vivencias alocadas que debes pasar y de los grandes amores que deben destrozarte a lo largo de tu vida. Pero poco se habla de que muchas ideas no surgen de la sobredosis de adrenalina, ni en un fin de semana en un festival de música alternativa; sino que surgen en los tiempos muertos. En los trayectos de ida y vuelta, en los madrugones que tienes que pegarte al ir y volver cada día del trabajo, en ese tren que coges cada fin de semana para ir a ver a tu familia, o en esas canciones que llevas en el coche para hacer de los viajes largos un concierto más llevadero.

Esos lunes por la mañana que te cuesta el triple levantarte a tu hora, y que con aún los parpados abrazados te montas en el metro y empiezas a montarte tu película, esa que te tienes que creer para que la semana no se te haga cuesta arriba antes de empezarla. Cuando tratas de recordar que has hecho el fin de semana y lo más importante, qué dejaste apuntado en la agencia para hacer hoy sin falta. Te organizas las ideas, los pensamientos y hasta las neuronas. Llegas a la agencia preparado para sentarte y, con un obligatorio café doble en la mano, darlo todo.

O cuando decides volver a casa en autobús, porque necesitas no esconderte en el subterráneo y ver que la ciudad sigue viva. Que aunque tú no lo veas, las personas salen a la calle y disfrutan con los rayos de sol que trae este verano. Sentado en el bus y con la mirada a través del cristal te fijas en que ese niño que corre con el globo en la mano, esa chica que pedalea con la bici y ese hombre ya entrado en años que está aparcando su Harley en la acera… al final te das cuenta de que todos, o al menos uno de ellos, son la guinda que te faltaba en la idea que estás trabajando y no conseguías cerrar.

Un viaje en tren de larga distancia es algo que tienes que hacer una vez en tu vida. Sobre todo si necesitas tiempo para pensar, es el lugar adecuado, un asiento lo suficientemente incómodo para no poder dormirte pero con el relleno suficiente como para poder trabajar y ejercitar la mente durante el trascurso del viaje. Por un momento, da igual el inicio y el final del recorrido y te concentras en cómo seguir progresando en tu trabajo, en esa oportunidad que dejaste escapar o en cómo vas a afrontar el próximo festival de Publicidad. En el tren hay un gran abanico de posibilidades: podrás ver desde un creativo escribiendo en su libreta sus pensamientos más profundos hasta un cuentas tratando de conectarse con el portátil al correo a través de los datos del móvil. Eso sí, si viajas con cliente seguramente prefieras coger un AVE, o eso dicen.

Lo más curioso de todo es que el foco creativo de los viajes siempre reside en las estaciones, en el punto de partida o de llegada, según se mire. Así que si no puedes permitirme viajar a diario en busca de una idea o de tiempo para pensar, yo te recomiendo que vayas a la estación más grande de tu ciudad y simplemente siéntate y observa. La estación de trenes es uno de los lugares más maravillosos del mundo, puedes ver la mayor parte de los procesos de relaciones humanas, los sentimientos a flor de piel, en cada pasillo. Las despedidas y los reencuentros, las caras largas, las de enfado y las de sueño. Quizás sea por eso que separan las plantas salidas y llegadas, para que los pasajeros que llegan con ganas de comerse el mundo no se crucen con las personas que huyen de aquí, que lo quieren dejar atrás, sea lo que sea.

Poco se habla del ejercicio de entrenamiento que diariamente haces para ser creativo, para estar activo. Siempre se dice que la creatividad fluye, que en muchos casos es un don que solo los más afortunados han adquirido a través de su genética. Pero eso es mentira, la creatividad es una habilidad que tienes que entrenar, que hay que practicarla. Siempre habrá personas que se les dé mejor que a otras, pero al menos no dejes de intentarlo, así siempre tendrás una excusa para seguir viajando.

 

1 Comentario

  • Responder septiembre 22, 2016

    Marta

    Me ha encantado. Los viajes son algo que forman parte de nuestra vida y verlos desde este punto de vista me ha ilusionado. A veces pienso que generar ideas nuevas y creativas me es imposible… que ya está todo dicho y todo inventado. Pero acabo de conoceros y la esperanza renace. Gracias benditabecariedad! 🙂