PETA… no lo peta en su última campaña

PETA no lo peta en Bendita

¡Hola benditos!

Esta semana hemos decidido dedicar nuestra sección a un spot que acaba de lanzar una conocidísima ONG, y es que como hasta el momento no habíamos recalcado la importancia de este tipo de anuncios que luchan por una buena causa, pensábamos que ya tocaba. Save The Children, Fondo Mundial para la Naturaleza, Greenpeace… son todo organizaciones que, sin ánimo de lucro y guiados por el único objetivo de lograr un mundo mejor, se ayudan de importantes campañas de marketing para conseguir sus metas.

Pero como al fin y al cabo constituyen marcas como cualquier otra, sus campañas de comunicación pueden ser geniales o desastrosas, y quienes trabajamos (o eso pretendemos) en publicidad, podemos permitirnos el lujo de juzgarlas independientemente de que su finalidad sea ayudar altruista y bondadosamente.

Por tanto, ¿podemos odiar el anuncio de una ONG? Yo ya lo hago. Y es el caso del spot publicitario que veremos a continuación.

PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales) es la mayor organización por los derechos de los animales con base en los Estados Unidos y con dos millones de miembros y partidarios por todo el mundo.

A título personal me veo ante un spot publicitario de lo más desagradable a la vista, vulgar e innecesariamente explícito. Lo que es evidente es que las diferentes organizaciones tienen la libertad de elegir cuál va a ser su línea de comunicación, y por tanto el realizar un spot como este ha sido una decisión completamente consciente y premeditada. Esto nos lleva a pensar que han supuesto que la mejor manera de concienciar a la población de la vida miserable que llevan los pobres pavos era la de demostrarlo literalmente.

Y digo literalmente porque aunque hayan utilizado dibujos animados para “suavizar” el contenido, el spot no deja de ser asquerosamente agresivo. Algunos pensarán que este método es efectivo. Para mí esto ya ha dejado de ser shock advertising para convertirse en heart-attack advertising.

Tras la emisión de este spot ha habido una avalancha de reacciones negativas que, con razón, tachan el vídeo de, en cierto modo, repugnar a los públicos. Y es que, ¿les conciencia de la forma en que tratan a los pavos, y de que la mejor solución contra ello es volverse veganos? Porque si así fuese, yo estaría de acuerdo. Sin embargo más que informar y persuadir a la población de lo que ellos defienden, están asustando –y asqueando –a ésta.

Benditos, ¿qué opináis vosotros? ¿Os desagrada el spot publicitario tanto como a mí? ¿O quizás os parece adecuado? Nos encantaría conocer vuestras opiniones.

Sé el primero en comentar