“Pensamiento creativo” by @Mikemiguelez

Pensamiento creativo bendita becariedad

No, ahora no te sorprendas. No me digas que no eres creativo, que no tienes ideas increíbles, porque no te creo. Te conozco y sé que has tenido alguna gran idea a lo largo de tu vida. No me importa que no seas copy ni arte. Puedes ser cuentas, social o programador, pero que no te falta creatividad en las venas.

El pensamiento creativo es esa capacidad de innovar, de buscarle siempre los tres pies al gato, de tratar de sorprender a todo el mundo. No importa la hora ni el lugar, sin creatividad en tu vida, el  día a día puede ser muy monótono. Parece que no te hayas dado cuenta, pero esta mecánica de pensamiento ya la aplicas de manera inconsciente en algunos momentos de tu vida. Quizás ahora no te acuerdes, si no te ves contra las cuerdas no sacas el ingenio, si no te sacan de tu zona de confort no te preocupas por ello.

La clave del pensamiento creativo se encuentra en que todo el mundo puede serlo – en publicidad, de hecho, todos deberían serlo – ya que la faceta creativa te hace ser más eficaz, proactivo y feliz en el día a día. No hace falta desempeñar funciones de creativo, existen cuentas creativos, planners creativos, social media creativos, e incluso ¡mensajeros creativos! Y se les ve a la legua, son esos que brillan en la agencia, esos que cuando hablan todo el mundo quiere escucharles.

Tan sólo tienes que fijarte a tu alrededor, si te preguntara qué tienen en común Steve Jobs, Agatha Ruiz de la Prada, Michael Jordan y Amancio Ortega. ¿Qué me dirías? Seguramente que son personas famosas, peronajes de referencia en su sector, triunfadores. Pero realmente la característica que más les une es la de ser creativos. Si Steve Jobs no hubiese tenido su visión creativa y su obsesión por lo simple, si Agatha Ruiz de la Prada no hubiese dibujado esos ya míticos corazones y flores coloridas cuando nadie más que ella lo veía, si Amancio Ortega no hubiese revolucionado el sector del retail con un innovador y sobretodo creativo sistema de logística y confección de productos textiles, o si Jordan no hubiese hecho de sí mismo una leyenda propia, una marca reconocida en todos los rincones del planeta… Sin toda esa capacidad creativa y confianza en lo que uno hacía, ninguno hubiera llegado a donde ha llegado.

Obviamente no todos los creativos llegan a esos niveles, ni todos los que llegan a ese nivel son lo más creativos. No te voy a mentir, no estamos hablando de que si aplicas tu pensamiento creativo a todo lo que haces vas a triunfar en la vida, pero seguro que cada día te darás cuenta que al esforzarte en aplicar la creatividad, ante los problemas más cotidianos incluso, las buenas ideas aparecen sin casi darte cuenta . No esperes al momento en que te pidan una idea, proponla tú si realmente crees en ella, que no te de vergüenza. Es el momento de demostrar que no tienes oxidado el ingenio, que tu pensamiento creativo está en plena forma.

Y vosotros Benditos, seguro  que ha habido momentos en los que os habéis sentido creativos. Cuéntanos qué tal se te dio la propuesta creativa ¿Consiguió salir adelante?

Sé el primero en comentar