OralB: El poder de la sonrisa.

default-image

¡Hola Benditos!

Antes de comenzar, recordaros que hace unos días fue el día Internacional de la sonrisa y espero que hayáis sonreído mucho, tanto ese día como los que vinieron. Y os hablo de sonrisas porque ha llegado a mis manos un emotivo spot de Oral-B, que en sí no es una gran obra creativa, pero me ha gustado mucho el mensaje que transmite: el poder de la sonrisa.

El poder de la sonrisa, si lo tiene –que yo creo que sí –, es más fuerte de lo que creemos.  Aquí el spot.

Lo que me viene en este momento a la mente es cuando, espontáneamente, caminando por la calle, sonreímos. Sin más. Y dejadme aclarar que no me refiero a cuando recordamos algo divertido que nos han contado y nos reímos solos y en público, cosa que intentamos disimular y no deberíamos. Muchas veces he pensado que parezco un psicópata si de repente y sin razón aparente me río en el metro, por ejemplo. ¿Lo ven así los demás? Probablemente.

A lo que me refiero realmente es a cuando nos cruzamos con algún niño que nos parezca tierno, o algún perrito, una pareja de ancianos… o mucho más simple que eso. ¿Sabéis lo bonito que es estar caminando por ahí y que de repente sonrías, simplemente porque te has dado cuenta de que eres feliz?

Hay más aquí abajo.

Lo que ha tratado de crear la marca Oral-B con este spot y su “Turn on your smile, discover it’s power” ha sido una conexión entre el poder de sus cepillos eléctricos y el poder de las sonrisas (de los que usan sus cepillos eléctricos y no otros, claro).

El spot nos demuestra que aunque no lo sepamos, cosas buenas nos esperan, y que debemos tener una actitud optimista, que sólo así las cosas salen bien. Y como las sonrisas son como los bostezos en cierto modo, contagiosas, tenemos la capacidad de alegrar el día a alguien con un simple gesto.  ¡No cuesta nada! Y no hace falta usar un cepillo Oral-B para utilizar el poder de nuestra sonrisa.

Por eso, cuanto mejor sea nuestra actitud frente a la vida, más sonreiremos, más felices seremos nosotros y, no menos importante, más felices haremos a los demás.

Y es que, sea el día de la sonrisa o no, tú sonríe. Hay razones infinitas por las que hacerlo.

1 Comentario

  • Responder octubre 10, 2013

    Carmina

    Como dijo uno de los grandes “una sonrisa cuesta poco y produce mucho. No empobrece a quien la da y enriquece a quien la recibe” (Charles Chaplin)