Miguel en Contrapunto BBDO

Miguel Bendita

Tras mucho, pero mucho tiempo sin escribir nada en el Tupper del Becario, nos ha llegado la gran experiencia de Miguel que ha estado trabajando en una gran agencia, y tenía muchas ganas de dejarnos constancia de ello aquí en el blog, así que allá va su experiencia... ¡no os la perdáis!

Hay que reconocerlo, no ha sido fácil. Después de 4 años en la Universidad escuchando su nombre por todos lados, después de ver en cada festival que algo les caía,… ¡Yo quería entrar ahí!

La cosa estaba (y sigue estando) jodida, además en la universidad nos quitaron las prácticas. Por lo que había que buscarse un poco la vida para poder salir al mercado y ser competitivo. Hace un par de años montamos unos compañeros de la universidad una de las experiencias profesionales más molonas que he tenido nunca, creamos una agencia junior de publicidad que se llamaba Ads Pupils.

No ha sido fácil, hemos tenido que trabajar mucho ( y gratis) para clientes, hicimos una promo para darnos un poco de notoriedad en el sector. Y después de todo, conseguimos que nos llamaran, nos recibieran y nos escucharan. Tener a un director creativo ejecutivo delante tuya, que te está escuchando atentamente todo lo que quieras contarle, es una experiencia que hace que te tiemblen hasta las ideas.

Hoy, puedo decir que he conseguido mi objetivo: ¡Entrar en Contrapunto BBDO! A ver, que sólo son prácticas, que no cobro y que trabajo a jornada completa…pero ya formo parte de la familia. Meter la cabeza en una agencia grande es complicado, además querer cobrar es casi una utopía. Al menos el abono transporte corre a cuenta de la agencia.

Foto_bbecariedad2

Llevo ya casi 2 meses aquí, y he aprendido muchísimo. Si os digo que esto tendrían que convalidarlo por dos años de carrera creedme que no exagero. Tuve la grandísima fortuna de caer en mano de la cuenta más grande de la agencia. Y esto me ha supuesto poder tocar un poco todos los palos que un buen ejecutivo de cuentas tiene que desarrollar. Poco a poco, les he ido convenciendo para que me diesen más trabajo y actualmente también puedo meter un poco la cabeza en otras cuentas.

El día a día de un trainee ejecutivo de cuentas en un gigante de la publicidad, muy resumido, es algo así:

Llegas a la agencia a las 9:45 de la mañana, y mientras se enciende el ordenador bajas a la cafetería de la planta de abajo a por un café recién hecho. Al subir, el Outlook te escupe un puñado de mails. Así que te sientas y comienzas a desmigar lo que es urgente y lo que no es para ti pero estás en copia.
Tras ordenarte las ideas y las tareas, te dedicas a hablar con los arte finalistas para que te adapten unas piezas de última hora para una campaña en Italia. Más tarde, te avisa tu jefa de que los creativos ya tienen un par de ideas para la campaña de navidad de un cliente, así que vas a escuchar las ideas, observas lo que opina la ejecutiva senior, el supervisor de la cuenta, y si tienes algo interesante que decir, hasta participas.

La campaña hay que presentarla mañana, así que es importante hacer un buen PowerPoint, que sea muy visual, que tenga concepto, y lo más importante, que siga una línea comunicativa. Así que a ello, tras buscar unas fotos para decorar y maquetar toda la PPT hay que llevársela al director de la cuenta para que la revise y te diga si el insight y la estrategia que has planteado es correcta o si prefiere utilizar otra.

A las 14h. se hace el parón para comer – si no tienes trabajo pendiente, que sino en vez de comer, engulles – y te bajas al comedor de la agencia. Tras una comida de tupper y una charla con el resto de compañeros, te dispones a subir a tu puesto de trabajo. Son solo las 15h. y aunque tu descanso de comida es hasta las 16h. te pones a hacer cosas, porque cuando antes acabes antes te irás.

La tarde se pasa mucho más rápida, después de comer es la hora perfecta para enviar al cliente las piezas en baja para que te de el ok, o para que te pida cambios. Además, si consigues que te la apruebe en el momento, puedes pedir a estudio el arte final y mandárselo al medio. Otra cosa es que luego te diga el medio que las medidas no son correctas, que hay que dejar 3mm de sangre, que hay que utilizar un ISO específico, que necesitan que les envíes una prueba de color offset,… e innumerables pegas que, de habértelo dicho desde el principio, te habrías ahorrado.

foto_bbecariedad
El otro día fuimos a grabar una cuña para un cliente: Taxi hasta el estudio, conexión online con el locutor que está en el estudio de Barcelona, el director creativo le explica lo que quiere y como lo quiere, y a grabar. Una hora para dos cuñas de 20 segundos. Y vuelta a la agencia.

Y por fin llegan las benditas 19h. la hora perfecta para abandonar el barco y volver al mundo real. Si resulta que tienes la suerte de que has acabado con todo, te podrás ir. Pero como seas creativo, o estés pendiente de recibir una creatividad que hay que mandar ese mismo día… te tocará quedarte un rato.

Habiendo leído todo esto, algunos pensaréis pero… ¿de verdad se trabajan tantas horas? ¿Y encima sin cobrar?
Pues si amigos, estas horas se trabajan en Publicidad. Y el tema del dinero, lo suyo sería cobrar, pero ya llegará… de momento hay que ser paciente y aprender todo lo que se pueda. Como me dijo hace poco la gran Marian Lozano

“Al principio soy Bob Esponja, para luego poder ser Don Drapper”.

2 Comentarios

  • Responder junio 24, 2014

    Slvdr

    [[Vaya coñazo de comentario, ya soy “uno de esos” de Internet]]

    Muy bonito lo del aprendizaje, pero no dice algo bueno de las agencias, sino algo terrible de la universidad (habla un producto publicitario de la UCM).

    Ojalá no hubiera que valorar el trabajo en términos económicos (ojalá esta profesión no hubiera sido nunca necesaria), pero chico, el resultado de tu trabajo sí se traduce en pasta para Jose Luis Contrapunto.

    Y créeme, entiendo el periodo inicial de prueba, pero un par de meses bastan para valorar las aptitudes de un trabajador (es lo que eres, estás trabajando –y las aptitudes pareces tenerlas por lo que cuentas–) y ojalá no exigir lo que este mismo sistema establece como la recompensa de un trabajo por cuenta ajena no suponga que crean que pueden pasarte por encima y sustituirte por otro con tu mismo planteamiento dentro de unos meses (cosa que por otro lado no beneficia demasiado a la compañía).

    Pero si te gusta tanto, pruébate valioso y EXIGE rápido (si no te quieren como un trabajador cuando trabajas es que no Te Quieren). Lo cualitativamente importante viene aquí:

    No voy a esconder la chispa emocional que me ha llevado a escribir esto (existe, por eso merece la pena que la cuente) sin ser yo muy de comentarios (y por mi trabajo me dan pereza cuando debo enfrentarme a uno taaaaan largo): como persona con interés creativo me jode cantidubi la vacuidad de utilizar un personaje por una referencia a una parte de su nombre que no tiene demasiado que ver con las cualidades y personalidad del susodicho (que es lo que importa de los personajes, ¿no?) y se exalte a otro cuyas cualidades admiradas son ficticias (se idealiza y simplifica el proceso creativo en Mad Men) y cuyas cualidades humanas brillan por su ausencia. Un poco inocente, quizás.

    Demasiadas ideas demasiado arraigadas sin estar demasiado razonadas para conseguir una suerte de efectismo formal utilizando personajes populares (encadenar estos palabros tiene un poco de eso, lo reconozco).

    Mira que se ha currado la campaña Marián Lozano, pero después de esa declaración de intenciones, mi yo de RRHH se lo pensaría dos veces.

    Pero claro, también es que yo prefiero vivir en una piña.

    • Responder junio 24, 2014

      Miguel

      Hola SLVDR,

      te contesto ya que quiero ser cortes contigo y atender tu comentario. Así que lo primero es darte las gracias por comentar.

      Metidos en harina, claro que es una frustración ser mano de obra gratuita en las agencias y (sobretodo en el departamento de creatividad) ir turnando por agencias, echar horas extra,… Pero ya sabíamos a lo que veníamos, esta profesión es más vocacional que económica. Ya se acabaron los lujos y el vivir como reyes, ahora es currar y currar. Y aunque antes no hubiese crisis, todos han tenido que pasar el periodo de prácticas. Si es cierto que hoy en día se nos exige más, pero si quieres cobrar unas prácticas puedes probar en una agencia pequeña que tienes muchas más posibilidades de quedarte, o en un departamento de marketing de un cliente (maquetando newsletter todo el día) con tu horario y salario.

      En cuanto a la frase, no hay que buscar otro significado que hay que ser una esponja al principio para después aplicar todo lo aprendido y ser gran profesional. El resto lo que cada uno quiera ver, imaginar o pensar; es subjetivo.

      Por último: espero que tu mala experiencia, que ha motivado a escribir el comentario, te sirviera para haber aprendido algo nuevo y haberte reforzado en algo. Si no es el caso, de verdad que lo siento.

      Gracias por tu comentario,

      Miguel.