Los spots censurados de la Superbowl

Los spots censurados de la Superbowl en Bendita Becariedad

Ayer tuvo lugar el evento por excelencia de los estadounidenses: La Superbowl. Tanto es el bombo que le dan que hasta nosotros, los españoles, estamos emocionados por que llegue el primer domingo de febrero cada año.

Desde 1967 lleva celebrándose la Superbowl, y la evidencia de que cada vez cobra mayor importancia está en los millones de dólares que tiene que desembolsar una marca para emitir uno de sus anuncios durante el descanso. Concretamente, hasta cuatro millones de dólares por 30 segundos de emisión.

El sueño de toda marca es emitir su anuncio durante la Superbowl. Y no es para menos, pues se espera una audiencia de 110 millones de espectadores. ¿Quien no querría que tanta gente viese su anuncio?

Pero una alternativa a dar a conocer tu spot durante la Superbowl, es no darlo a conocer durante la Superbowl, pero porque no te dejan. Es el caso de los muchos anuncios rechazados por las cadenas de televisión que no permiten su emisión por diversas razones. Este año todos conocemos el caso del spot de Scarlett Johansson para “Sodastream”. Y aprovechando este curioso caso, hemos querido hacer honor a los anuncios cuya emisión no permitieron, con cinco sorprendentes  spots que vamos a ver a continuación.

En primer lugar, el spot que os comentábamos de Scarlett Johansson, rechazado por el descarado ataque hacia las poderosas multinacionales Pepsi y Coca-cola, cosa que no entendemos ya que en los Estados Unidos esta clase de cosas están más que permitidas. Y aunque no puedo ser objetivo con un anuncio en el que aparece Scarlett, nos ha hecho gracia y la reacción me ha parecido desmesurada.

Este anuncio de PETA también fue prohibido a causa de las imágenes explícitas y la alusión directa al sexo, que no parecieron apropiadas. Lo cierto es que el spot tiene poco mérito.

Un anuncio para promover el “sexo seguro”, ¿solo yo me he quedado de piedra? No encuentro la relación entre un embarazo no deseado y la criminalidad, pero allá ellos que se han atrevido a crear esta absurda conexión. Lo cierto es que la producción es buena, pero no nos sorprende que haya sido censurado.


Budweiser, por excelencia es la marca reina de los anuncios censurados. Aquí uno de los muchos spots que nunca han salido a la luz. Desde mi perspectiva, son anuncios atrevidos que no tienen nada de inapropiado, y que sin duda hacen reír al espectador. Y puesto que a título personal me han encantado estos spots, llego a la conclusión de que somos un poco exagerados a veces, ¿no creéis?

Estos son, pues, algunos ejemplos de lo que no debemos hacer si queremos que nuestro anuncio aparezca en la Superbowl. Por otro lado, no creáis que ser “el anuncio censurado de la Superbowl” no da muchísimo morbo, y al final las marcas consiguen tener la misma (o más incluso) repercusión que pretendían tener apareciendo en el Halftime. Poco más que añadir, benditos. ¡Feliz semana!

Sé el primero en comentar