Las hamburguesas digitales de McDonald’s

See one want one benditabecariedad

No te vamos a preguntar si te gusta la comida rápida. Si has llegado hasta aquí, asumimos que sí. Y entre las marcas de comida rápida, la reina es McDonald’s (por razones obvias, el King es otro). Una de las que más gastan en publicidad, está apostando fuerte por Internet (si usáis Spotify en Estados Unidos sabréis de qué os hablo) y junto con Razorfish ha desarrollado unas experiencias online muy interesantes, que puedes ver aquí abajo.

Para celebrar los 40 años de McDonald’s, crearon en Alemania una aplicación con la que podías diseñar la primera hamburguesa crowdsourcing (después de que Coca-Cola, Nutella, Lays y mil marcas hayan customizado sus productos para los clientes, ¿qué será lo siguiente?). Pronto los números crecieron y llegaron a recibir 116.000 propuestas de hamburguesas y 1,5 millones de personas votaron por su preferida. Con la campaña consiguieron un gran aumento de ventas, beneficios y 7 millones de impresiones de la página web, como refleja el case study:

Ahora no se trata de crear una nueva, sino promocionar su Big Mac para McDonald’s UK. Además de una serie de spots por Leo Burnett que están emitiendo en televisión, ¿cómo demostrarías que tu producto es el mejor en su categoría en internet? La respuesta: haciendo ver que tus clientes no pueden pensar en otra cosa. Y este es el enfoque de la campaña, si hay un Big Mac no puedes concentrarte en lo que te rodea.
“See one. Want one” es el copy con el que pretenden mostrar que si ves uno, sólo puedes pensar en lo mucho que te apetece. Para demostrarlo han liberado un vídeo de una cámara oculta en la que una persona saca una foto y no se entera de que las personas que tiene delante cambian, al pasar por delante la hamburguesa.

El vídeo se complementa con una experiencia online bastante entretenida, en la que podemos resolver algunos retos que muy probablemente demostrarán eso, que la comida rápida nos absorbe el cerebro y nos hace dejar de fijarnos en otras cosas de su entorno.
Sin embargo, una vez pensamos en el significado de esta campaña, deja de parecer tan fresca. Lo que nos presentan como algo divertido, puede dar lugar a debates negativos sobre la addicción a este tipo de comidas, y su consecuencia, el sobrepeso. Decía Bernbach que la publicidad tiene que buscar y contar la verdad. Pero, ¿habrán ido demasiado lejos?

Razorfish es una de las agencias digitales que mejor lo están haciendo en Internet. Entienden que en esta época todo cambia rápido y han hecho experiencias online para marcas como Nike, Unilever, Kellogg’s, o Samsung. Uno de sus últimos trabajos ha sido este para McDonald’s.
¿Crees que está a la altura? ¿Te parece seguro apostar por este tipo de beneficio, que se podría entender como ‘enganchar’ a sus clientes porque no piensan en otra cosa? Coméntanos tus impresiones.

1 Comentario

  • Responder mayo 11, 2014

    Lucía

    Ahora lo entiendo todo, lo apetecible que se muestra la hamburguesa no se consigue de cualquier forma. Como nos persuade la publicidad jaja