La publicidad planta cara a Rusia

XXL love

Amigos becarios, hoy vengo a hablaros de coraje. De un coraje que han tenido muchas marcas para, como bien decimos en el título de la entrada, plantarle cara al tema de la discriminación hacia el colectivo LGBT en Rusia.

Desde que se aprobó la Ley que prohibía la difusión de propaganda homosexual en Rusia, el presidente del gobierno Vladimir Putin ha presenciado ante sus ojos un satisfactorio crecimiento de la homofobia en su país. El mundo ha observado atónitos cómo ciudadanos rusos han sido despedidos de sus empleos, vejados, amenazados y agredidos por ninguna otra razón que su orientación sexual. Boquiabiertos, nos hemos enterado a través de los medios de cómo el máximo dirigente de un país democrático y civilizado penalizaba a quienes hablaban de la homosexualidad como algo normal a jóvenes, e incluso establecía relaciones directas entre la pedofilia y la homosexualidad con toda la naturalidad del mundo.

Parece sensato que mucha gente se diese cuenta de que era el momento de alzar la voz en contra de estas graves injusticias, ¿no creéis? Y así fue. Las marcas no pudieron desaprovechar esta oportunidad de decir lo que pensaban al respecto (y de paso ganarse un poco al público) apostando por spots con un evidente apoyo al colectivo LGBT ruso.

Es el caso de lo último de XXL All Sports United, un anuncio que ha alcanzado en poco tiempo mucha repercusión, gracias a, suponemos, el mensaje que transmite. Aquí el spot con su metafórico claim “sea cual sea el equipo en que juegues”.

 

Lo que estaba claro es que aquí no iba a quedar la cosa, y esta no ha sido la única marca en hablar (podéis ver los ejemplos más abajo). Alentados por AT&T (empresa estadounidense de telecomunicaciones que en su momento trató de promover que los anunciantes del mundo no se mantuviesen impasibles ante el tema) o no, lo que parece evidente es que las marcas han mostrado un gran sentido común y han decidido apostar por la justicia.

La valentía y gesto son admirables, pues en realidad no tienen necesidad las empresas de meterse en asuntos políticos y sociales como el que analizamos, y sin embargo, siendo conscientes de la presión persuasiva que ejercen sobre la sociedad, han actuado de manera ética. Quizás sea un método más efectivo del que pensamos y tenga repercusiones positivas. ¿Quién sabe?

Y vosotros, becarios, ¿qué opináis? ¿Harán los anunciantes estas campañas por ganar reputación ante los ojos del público? ¿Lo harán por pura moral? ¿Estáis de acuerdo con que la publicidad trate de influír también en estos ámbitos? Contadnos, pero no antes de ver los siguientes spots que os mostramos: otros ejemplos de marcas que han apoyado la causa.

Un saludo, amigos.

 

 

Sé el primero en comentar