La diferencia entre una y otra agencia de publicidad by @MikeMiguelez

La diferencia entre una y otra agencia de publicidad

Tus pies solo llegan hasta la orilla y, por mucho que levantes la cabeza, sólo ves mar, hasta que éste se acaba fusionando con el azul del cielo. Bordeas el territorio andando por la arena, esperando ver algo que te permita irte de allí, pero no lo encuentras. Como islas, espacios aislados del resto, inconexas entre ellas e inconexas con el resto de plataformas. Así son a veces las agencias.

Por norma general, te puedes topar con 2 tipos de agencias: las industriales y las sociables. No necesariamente tiene que ser un tipo de agencia mejor que la otra; lo que sí debes de hacer es buscar una agencia que tenga una filosofía de trabajo que se adapte a tus necesidades, a tu manera de ser. Bueno, también puedes intentar cambiarla, pero te costará mucho si ella no pone de su parte. La diferencia entre ambas reside principalmente en dónde sitúan el foco de trabajo prioritario: en los trabajadores o en los clientes.

Una agencia industrial es una agencia tradicional. El ejecutivo vive por y para el cliente, sea la hora que sea y el lugar que se requiera. Disponibilidad total, un equipo creativo de guardia para cualquier proyecto de última hora que surja. Los sueldos son (o deberían ser) más elevados y se entiende que ese plus que se te paga es para compensar todas las posibles horas de dedicación extra que debes proveer a tu cliente. Esta filosofía se basa en tener contento a quien paga, en darle un servicio exclusivo en ocasiones, aunque tengan que forzar la situación de sus trabajadores. Se podría decir que son las agencias ejecutoras, que no saben decirle que no al anunciante o que no quieren decírselo porque saben que entonces no hacen caja. Generalmente no fomentan el espíritu de equipo ni el de familia dentro de la agencia; de ahí que sean agencias industriales, quieren máquinas que desarrollen lo que se les pide.

Una agencia sociable es uno de los muchos nuevos modelos que está creando el sector. Generalmente está encarnado por pequeñas agencias, independientes… aunque algunos grupos internacionales también aplican esta filosofía. Se basa en generar un entorno de hermandad dentro de la agencia, ya que se va a convertir en tu casa durante tu estancia en ella. Quieren que estés a gusto, que no tengas compañeros sino amigos allí dentro. Muchas veces se organizan comidas, cenas, cañas, copas, meriendas, excursiones o incluso fiestas para miembros de la agencia. Todo porque está demostrado que un buen entorno de trabajo mejora el rendimiento de la propia empresa, puesto que sus trabajadores están más felices. Además, son agencias acostumbradas a llevar ellas los pantalones en su relación con el cliente, saben decirle que no. Y lo mejor aún, saben hacerle entender al cliente por qué no y que éste lo respete y lo acepte. Porque prima la salud de su propia agencia, porque priorizan a sus trabajadores frente a unos miles de euros más.

Por el camino te podrás encontrar una y mil tipos más de agencias, pero no te creas que son diferentes a éstas. Son híbridos, agencias mixtas que están construidas con ambos modelos, variando su estructura, declinándose hacia una u otra postura. Si lo hacen bien podrán coger la mejor esencia de cada tipo de agencia, pero en muchos casos podrás encontrarte en que esa agencia solo ha conseguido reunir lo malo de ambos ejemplos y es entonces cuando te das cuenta que no son islas inconexas, sino que entre todas ellas hay puentes subterráneos. Que las que están aisladas no son ellas, que eres tú.

2 Comentarios

  • Responder octubre 9, 2015

    Caro

    Hola! Buen artículo.

    Sin embargo, yo veo un punto importante en cuanto a la diferenciación de una agencia u otra: el CEO, ¿es cuentas o creativo?

    Creo que podemos ver claramente que en las agencias donde el CEO es (ha sido) ejecutivo, la orientación es claramente hacia la productividad y el cliente (OGILVY). En las agencias donde el mandamás es (ha sido) creata, obviamente la orientación es hacia festivales (LOLA).

    Sin embargo, que la orientación sea hacia “hacer caja” no significa que el ambiente dentro de la empresa sea peor. Yo, en Ogilvy, disfruto como la que más, somos una piña y ahogamos nuestras frustraciones creativas en cerveza cada jueves. Porque aunque nuestros clientes sean viejunos y muy tradicionales, seguimos proponiendo, seguimos haciendo proactividades con el fin de colarles alguna idea grande. Y cuando lo conseguimos, más cerveza y a por otra.

    Nada más que añadir.

    Un placer leerte.

  • Responder octubre 19, 2015

    MikeMiguelez

    Hola Caro, lo primero gracias por compartir tu opinión. Estoy parcialmente de acuerdo contigo, la manera de segmentar el tipo de agencia también puede deberse a las personas que la dirigen. De hecho, en algunas de las grandes agencias agencias de este país, los consejeros delegados o presidentes incluso no han estudiado publicidad, en algunos casos son juristas. Por eso no he querido personificar en el CEO de la empresa, que los hay de muchos colores, sino focalizar en las 2 grandes vertientes de cultura corporativa que hay en España. Y obviamente, mutaciones e híbridos hay casi como agencias.

    Un saludo.