La despedida

Foto despedida

Quizás pueda sonar a tópico pero parece que fue ayer cuando, recién salidos del primer día de tercero de carrera, nos sentamos en aquel 100 Montaditos con tantas buenas intenciones y con tantas ganas de incorporarnos al mundo publicitario. Ese 10 de septiembre de 2012, decidimos que queríamos exprimir y disfrutar a tope un sector que tantas alegrías nos tenía preparadas.

Aún no teníamos nombre, pero sí una idea: reunir todos los eventos creativos y publicitarios que pudieran interesar a estudiantes y profesionales del sector (y de paso a nosotros) y convertirnos en la pasarela que uniera, por fin, dos mundos que consideramos demasiado distantes: el académico y el profesional. El nombre tardó cuatro días más en aparecer. En esta ocasión fue un McDonald’s el que nos dio cobijo. “Bendita Becariedad le llamaremos”. Y así nacimos. Bendita Becaridad, una agenda sobre eventos creativos para inspirar a jóvenes a mantenerse activos, fomentar la curiosidad y las ganas por aprender.

La cosa no parecía ir mal del todo. Cada vez nos leía más gente, cada vez se escuchaba más nuestro nombre en facultades de comunicación. Y crecimos. De pronto dejamos de ser dos colegas y nos convertimos en un equipo de seis personas. Algunas se fueron, algunas llegaron, pero todas con las mismas ganas, con la misma ilusión. Fuimos alcanzando pequeños hitos que nos hicieron la mar de felices. Vimos cómo el blog iba creciendo y que la gente ya no solo nos leía, sino que comenzaban a querernos, a seguirnos, a tomarnos como un referente y a dejarnos ser parte de su viaje por el mundo de la publicidad.

Después de todas estos retos, alegrías y aprendizajes, y más de cuatro años después, aquí estamos, titulando a un post “La despedida”.

Nos vamos, sí, porque ya llevamos un largo camino andado y empezamos a sacarle una larga ventaja a Bendita Becariedad. Nuestro compañero de viaje ha cumplido su cometido y ahora tenemos el deber y la ilusión de seguir solos con todo lo que hemos aprendido de esta fantástica experiencia. Todo llega a su fin, suponemos (sumamos otro tópico al post).

Solo esperamos que nuestro pequeño legado, esto que tan felices nos ha hecho y que, con un poco de suerte, también os haya hecho felices a vosotros; os haya contagiado de ganas, os haya movido a vivir una profesión desde dentro, siendo partícipes de todo lo que tiene por ofrecernos.

El Palentino se ha convertido, en esta ocasión, en testigo de excepción del final de este camino. Nosotros nos despedimos, Bendita cierra, pero todo el equipo que conforma esta maravilla de la que estamos tan orgullosos siguen. Seguimos. Esperamos veros ahí fuera, viéndoos comeros el mundo y haciéndonos partícipes. Contad con nosotros. Seguimos en el mismo barco.

Susana, Alberto, Sandra, Guille, Yasmina y Bernabé.

Sé el primero en comentar