El valor de las marcas, el valor de las modas by @MIKEMIGUELEZ

El valor de las marcas en bendita becariedad

Lo reconozco, llevo queriendo escribir este post desde hace ya varios meses. Y lo quería escribir porque es un tema que me llama la atención especialmente y parece que ha pasado inadvertido. Además creo que es importante por 3 motivos: (1) Cómo hacer un reposicionamiento de marca para relanzar la compañía hacia el éxito, (2) demostrar que es cierto que las personas olvidamos rápido y es muy fácil “colárnosla” y, por último, (3) que las modas tienen su momento y que, aunque sean cíclicas, no es conveniente ir a destiempo.

Recuerdo que, hace ya cerca de 10 años, puede que alguno más, había unas zapatillas deportivas que tenían una “N” como logotipo en el lateral. Y la gente, siendo como somos, no tardó en criticar a esa marca y decir que eran una copia de las “Nike” de entonces. Si que es cierto que la estética era similar, pero siempre ha sido así, incluso ahora. Había una diferencia principal entre ambas zapatillas, las Nike eran como el triple de caras.

Hace un año, una vieja marca volvió a saltar a la palestra y consiguió desbancar a mitos del mundo de las zapatillas deportivas como Puma o Asics. Se ha colado en el top 3 de zapatillas más vistas por la calle. El reto más importante que ha resuelto esta marca es conseguir que todo tipo de usuarios lleven sus deportivas: niñas, adolescentes, padres, madres, estudiantes, trabajadores. Da igual que vayas en chándal o con chinos y camisa, da igual si te pones unos vaqueros o unos leggins.

Casualmente, esta vieja marca es la misma que hace 13 años fue criticada tan duramente por la sociedad más joven, hasta tal punto que la marca desapareció y nadie hablaba de ella ni vendían sus productos, simplemente se fue. Ahora, con unos años más, las mismas personas las lucen campantes y felices. Lo que ha cambiado en esta marca a lo largo de estos años ha sido que han conseguido reposicionar la marca en un nicho que trataba de hacerse con él Nike, las zapatillas que te valen para cualquier situación. Y no nos equivoquemos, esta marca no ha llegado antes que Nike a ese nicho, porque no sería verdad. Lo ha hecho mejor, lo ha hecho diferente, y sus colores tan llamativos son parte de su carácter y ADN de marca (aunque estos colores tan arriesgados ya los lucían sus modelos de deportivas en aquellos años).

La guinda del pastel es que gracias a esta vuelta a la tortilla que han hecho con su compañía, han conseguido poner el precio de venta de sus deportivas a la altura, e incluso en algunos modelos por encima, de Nike y Adidas. Si, supongo que a estas alturas sabrás de quién estoy hablando, las inconfundibles New Balance. Cómo una marca nacida para fracasar, viviendo en la oscuridad mediática y popular durante más de una década ha resurgido y se ha saltado la cola de acceso al hall de la fama.

Y es que las modas son así, hasta aquellos que dicen no seguir modas van a la moda de no ir a la moda. Porque aunque no nos guste, las modas sirven para agrupar a la gente, para hacerles creer que siguen socializados con un grupo de semejantes a ellos. Estamos hablando del valor de las modas, las causantes de hacer que todo el mundo sueñe con unos productos o que no quiera verlos ni en pintura. Señores, estamos hablando del valor de las marcas.

 

Sé el primero en comentar