“Corre, aún estás a tiempo” by @MikeMiguelez

Corre, aún estás a tiempo

Huye, corre ahora que puedes. Sal corriendo tan rápido como seas capaz, no dejes de correr hasta que el corazón se te salga del pecho. No mires hacia atrás, da igual si te pareció ver algo o escuchar a alguien. Tú sigue, cabeza al frente. Desconecta el teléfono, sal por la puerta de la agencia y no vuelvas.

Siempre hablamos de lo mismo, de lo guay que es nuestra profesión, de la creatividad que nos sale por las mangas, de lo que fardamos en las fotos en los festivales de publicidad y de la puta agencia, esa relación de amor-odio tan intensa y desgastadora. Pero nunca queremos hablar de lo obvio, de lo que todas las personas que trabajamos en agencia tenemos que sufrir, y por supuesto, de todo lo que hacemos sufrir a nuestros seres más cercanos. Y de esto va hoy la cosa, de todo lo que te da y te quita la publicidad.

Por esas tardes libres, por las siestas, por los maratones de pelis y series que ya nunca podrás volver a disfrutar de diario. Se acabó la buena vida, los paseos de día por Madrid, el sol en la terracita mientras tomas un café o una cerveza. Se acabaron los colegas y las relaciones sociales, ahora solo tendrás tiempo para un café rápido de máquina o del bar de debajo de la agencia, y no tardes mucho en subir que hay curro.

Despídete de tu casa. Y saluda a tu nuevo hogar, la agencia. Es como una independencia obligada, aunque sigas teniendo casa ya no vas a pasar tiempo en ella. Saldrás pronto de ella, y llegarás muy tarde, algunos días incluso llegarás al día siguiente. De diario, tu casa pasará a ser un lugar donde cenar y dormir, nada más. Me conozco a más de uno que los findes también hacen excursión a la agencia, o a rodajes, o a workshops. Así que, los fines de semana ya lo vamos viendo.

Tus padres te verán de finde en finde, en la mayoría de los casos se habrán marchado a trabajar cuando tú te levantes y se habrán acostado cuando llegues. Conviviréis gracias a los tuppers que te dejen en la nevera y a los Whatsapp de tu madre preguntando qué tal estás, que te ven con cara de cansado, que te están saliendo canas, se te está cayendo el pelo y arrastras ojeras toda la semana. Si ya vives solo, entonces tendrás que tirarte la tarde de domingo entera cocinando para toda la semana, o comiendo al día de congelados y frituras. Allá tú de lo cocinitas que seas.

Compensa a tu pareja. Porque si tú te quejas de lo que te explotan en la agencia, de lo oportuno que es el cliente y de la sobrecarga de trabajo que te obliga a echar horas en la agencia, ella es quien te aguanta y soporta tu spam publicitario permanente. Necesitas saber desconectar una vez salgas de la agencia y poder agradecer con la mejor versión de ti mismo a la persona que se adapta a tus horarios intensivos-extensivos, todo sea por tí. En publicidad, tu pareja es la mejor razón para poder con todo otro día más. No seas tan tonto de perder eso, que mucho te tiene que querer para seguir ahí contigo. Si ya te ha dejado, luego no digas que no te avisé.

Ahora que aún no has empezado en esto, estás a tiempo. Olvídate de ello, tienes muchas más alternativas en las que poder trabajar toda tu vida, y seguro que la inmensa mayoría de ellas serán más saludables. Tenemos fama de no trabajar, de que nos pagan por hacer algo que nadie entiende, pero realmente trabajar en publicidad no es cómodo, no es fácil, ni está bien remunerado. Ahora que puedes, disfruta de tus tardes libres, de tus cervezas de diario y de los paseos por Madrid. Y una vez hayas disfrutado de todo, plantéate ¿quieres seguir adelante? ¿Quieres seguir trabajando en publicidad?

5 Comentarios

  • Responder marzo 27, 2015

    Odi Montero

    Doloroso, pero muy cierto.

  • Responder marzo 27, 2015

    Preguntando

    Quizás yo acabe pensando y escribiendo lo mismo dentro de unos años, pero utilizaré el comodín de la inocencia universitaria. Y allá va mi pregunta…

    ¿Por qué? ¿Por qué los que en algún momento hemos soñado con dedicarnos a esto de la publicidad y estamos intentando acabar en las sillas que ocupáis vosotros, no paramos de leer vuestras quejas por estar ahí? Todos decís que no pisáis vuestra casa, que es un trabajo muy desagradecido, que no tenéis vida social…

    Pero entonces ¿por qué c*** seguís ahí? ¿No sois tan creativos, no tenéis tanto talento? ¿Por qué no decís adiós a la agencia y hacéis algo vosotros? ¿Por qué no le echáis huevos y dejáis de quejaros? Porque, o al entrar en una agencia os dan un workshop sobre cómo quejarse online, o es que ser publicitario es una basura.

    En fin, no soy quién para quejarme de leer testimonios como este… pero permitid que un niñato como yo os diga que algo estáis haciendo mal.

    Quiero trabajar en publicidad, pero ni de lejos quiero acabar como vosotros.

    Suerte.

    • Responder marzo 28, 2015

      SARA, no me escondo tras un "contestando"

      Entiendo que aún estás en la carrera y me parece respetable que quieras hacer uso de tu comodín de la inocencia universitaria pero los que ahora se quejan hace unos años tenían (y la mantienen) la ilusión que tú dices tener.
      Sí…hay quejas… pero no dejan de hacerlo porque están haciendo lo que a ellos les gusta. Y eso deja contestada la pregunta “¿por qué seguís ahí?”
      Para seguir, y en detrimento a “por qué no dejan la agencia y le echan huevos y hacen algo ellos mismos”… pues he de decirte que bastantes huevos le echan a diario como para que alguien como tú que vive en el mundo de yupi venga con semejantes idioteces. ¿Tú lo harías mejor? Cuando acabes la carrera y veas el panorama que hay espero que “tengas los huevos” de escribir posts de lo color de rosa que es tu vida de publicitario si es que llegas a dedicarte a ello.
      Y para terminar… estos posts hablan de vivencias personales y tienden a dar consejos para “inocentes universitarios” si no te gusta lo que lees creo que es tan fácil como dejar de hacerlo y así el resto no tenemos que aguantar tus QUEJAS de algo de lo que no tienes experiencia alguna.
      Dicho esto… creo que el que necesita suerte eres tú, no estas personas que ya se han ganado el puesto y que han hecho y que han sacrificado tanto para conseguirlo. Cuando tú lo hagas y lo vivas en primera persona entonces opina con esa prepotencia pero mientras tanto un poquito de humildad no te vendría mal.
      Moraleja: échale huevos y suerte. Estoy ansiosa de ver tu futuro post.

    • Responder marzo 28, 2015

      @MikeMiguelez

      Si la conclusión que sacas del post es que me quejo de la publicidad es que realmente no has entendido nada, o no he sabido explicarme bien. A pesar de todo lo malo que pueda tener, que son muchas cosas y apenas se habla de ello, la publicidad es adictiva y una vez que entras dentro es muy difícil que salgas. Si he escrito este post es para que las personas que estáis empezando sepáis que os encontraréis y no os pille de sorpresa, porque en la universidad no os van a enseñar nada del mundo real. Son especialistas en idealizarlo todo. De todas formas, te invito a mandarme tu CV y demostrarme los huevos, las ganas y las cualidades que puedas tener.

      Un saludo,

      Miguel.

  • Responder mayo 1, 2015

    Álvaro

    Qué angustia mari