Camp Gyno

default-image

En estas últimas semanas hemos supuesto que ha tenido lugar alguna revolución por la cual las marcas de tampones se han arriesgado y han optado por anuncios cargados de controversia (no hay más que recordar el anuncio de Tampax Pearl con Amaia Salamanca). El problema de este tipo de anuncios es que la reacción del público es espontánea y fácilmente pueden amar tu anuncio, venerarlo, divinizarlo y sacrificar seres vivos por él porque ha encantado, o bien pueden criticarlo, odiarlo hasta el fin de los días y afectar negativamente a tu imagen de marca.

¿Qué es lo bueno de estos anuncios? Que suelen viralizarse, y muchas marcas están encantadas con eso. El dramaturgo irlandés Oscar Wilde dijo una vez: “Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen”. Si no hubiese muerto hace un siglo, pensaría que trabaja para Tampax.

El spot que os traigo hoy es de la marca “Hello Flo”, que nació para (cita textualmente en su página web) “proporcionar a una mujer exactamente lo que necesita en el momento adecuado”. Para que lo entendáis mejor, aquí tenéis el spot.

No podemos estar indiferentes ante un spot como este. Básicamente porque no todos los días se ve a una niña haciendo de ginecóloga y realizando contrabando de tampones en un campamento infantil. Las críticas no han sido pocas. Las madres indignadas, tampoco.

Este spot que ha superado ya las 6 millones de visitas en Youtube ha sido descrito como grosero, insensible, de mal gusto, desagradable. Desde mi humilde opinión, ciertas personas necesitan una buena dosis de humor.

Quiero que os fijéis en una cosa. Tocar a la población femenina  pubertaria cuando estamos hablando de un delicado tema como lo es la menstruación quizás sea bastante arriesgado. Darle la vuelta a la tortilla y mostrar a un personaje que gracias al período se hace tremendamente popular es un golpe maestro.

Este spot es un arma contra la censura publicitaria a hablar directa y claramente acerca de la menstruación. Muchas personas habrán visto el anuncio y se habrán preguntado “¿por qué?”. Yo les pregunto a ellos “¿por qué no?”. Dejemos que este spot nos arranque una sonrisa de la cara, aprendamos que no tiene por qué haber un problema en decir “menstruación”, “período” o “vagina” en la publicidad.

Es más sencillo de lo que parece, si, como en el spot, el tema de la menstruación deja de ser algo vergonzoso (como lo fue años atrás) para ser un símbolo de fuerza femenina. Necesitamos que poco a poco desaparezca esta timidez generalizada, aunque sea a raíz de una “dictadora menstrual” de apenas doce años.

Y no es que esté en contra de suavizar la terminología utilizada en este tipo de campañas, está claro que existen muchos productos en los que es casi obligatorio decir las cosas de una manera ligeramente indirecta. Me refiero por ejemplo al caso de Vaginesil, un producto cuya función si se explicase claramente en el spot podría resultar algo obsceno.

Sin embargo, he de declararme fan incondicional de esta descarada manera de presentar el producto de Hello Flo: sin florituras ninguna, y con una gran dosis de humor. Incluso a mí me ha apetecido llamar y recibir mensualmente una cajita con tampones y chucherías, y por momentos me he frustrado al darme cuenta de lo ilógico que supone, al no tener vagina y he envidiado a las mujeres de todo el mundo.

Puede que exagere, pero con todo esto no quiero más que expresar que la vida sin humor no valdría la pena vivirla, y propongo que abramos nuestras mentes y borremos nuestros estereotipos, y que cambiemos nuestras escépticas expresiones cada vez que nos encontramos con algo diferente.

Y a todo aquello que consiga que esbocemos una sonrisa, aunque sea por unos pocos segundos,  gracias.

Sé el primero en comentar