Buscando a la empresa del mes by @MikeMiguelez

buscando-a-la-empresa-del-mes

Una palmadita en la espalda, un “buen trabajo”, que te den el día de tu cumpleaños libre o simplemente que te inviten a tomar café. Lo importante no es hacerlo ahora, lo prioritario no es hacerlo rápido, pero lo imprescindible es hacerlo.

No sé qué nos pasa a los españoles, con lo “salaos” y sociables que somos y lo que nos cuesta agradecer las cosas. Con lo fácil que es y lo bien que funciona, llenando de autoestima al agradecido y creando un vínculo de compromiso entre esa persona y tú; es como si desde ese momento estuvierais ambos en deuda, tú porque le debes corresponder con un acto que él pueda agradecerte (para estar en paz) y él con ese miedo a tener que mantener el listón y no decepcionarte. Qué bonita y mágica es la relación entre las personas… ¿Por qué la relación entre trabajador y empresa no puede ser igual?

Cada vez está apareciendo más en la palestra un concepto llamado employeer branding. Esta técnica consiste en desarrollar tu imagen de marca, pero no ante tus compradores, sino ante tus empleados, que ellos se sientan partícipes de ella, que disfruten trabajando para tu empresa y que sea un motivo de envidia contárselo a sus amigos; la idea es que se desvivan por la empresa. Hay una cita de Richard Branson que resume esto a la perfección: “Los clientes no son lo primero, lo primero son los empleados. Si cuidas de tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes”.

De los primeros casos, y seguramente el más famoso, es Google, donde sus becarios empiezan cobrando más de 2.500$ y los empleados tienen todo tipo de incentivos creativos (salas de juegos, videoconsolas, camas para descansar, bibliotecas…), así como un comedor con buffet gratuito. Google es lo que es hoy en día gracias a la involucración, sacrificio y trabajo duro de los trabajadores que han pasado por las oficinas y se han visto obligados, por sí mismos, a devolverle a la organización todo lo que ha hecho por ellos. Obviamente no es la única y hay muchísimos más ejemplos: Apple, Twitter, Sony… ¿Quién no ha soñado alguna vez con ser trabajador de este tipo de organizaciones?

En sus inicios, esta política de empresa se dio en start ups americanas, fue uno de los pilares fundamentales para que esas empresas tecnológicas se convirtieran en los actuales gigantes multinacionales valorados en cifras ilegibles. Y es que no basta con aplicarlo, hay que hacerlo bien. Se han visto muchos casos de empresas que han tratado de copiar el modelo y ha sido un absoluto fracaso. Pero habrá que instaurarlo, ya que poco a poco se ha ido extendiendo por Europa este modelo y las agencias de publicidad son pioneras en esto. Para que sigan saliendo grandes campañas de publicidad es imprescindible tener a todo el equipo (no solo a los creativos) motivados. Parece que a veces se olvida que son personas y no máquinas, que necesitan ver una serie de gestos, de elementos que sirvan de motivación tras todos los “no” a los que se enfrentan cada día.

Un trabajador contento será capaz de rendir más, porque se molestará en hacerlo bien. Porque si la agencia ya le ha agradecido adecuadamente su trabajo y se siente valorado, tendrá un vínculo de responsabilidad y no querrá bajar el listón, no querrá decepcionarla. Porque aunque aún no te hayas dado cuenta, está buscando a la empresa del mes.

Sé el primero en comentar