Becario en Vietnam. Día 9: la encrucijada camboyana

1044363_626332674062774_137021460_n

1044363_626332674062774_137021460_n

Ya llevo más de una semana de aventura y debo admitir que he pasado del optimismo del primer día a un medio pesimismo generalizado respecto a las prácticas. En estos días que me estoy tomando de descanso antes de hacer el ataque final a Bangkok sigo a la espera de que me respondan desde Ho Chi Minh. Mientras tanto me encuentro en Camboya, tierra de nadie.

¿Y por qué ese pesimismo a medias? Básicamente por la falta de noticias. Ayer lunes envié un correo a todos esos nuevos contactos que hice recordándoles que existo y que estoy a la espera de una respuesta por su parte, que cualquier cosa puedo volver a Vietnam en unos pocos días pero el panorama está de la siguiente forma:

Phibious – Ya sabéis que es mi favorita, salí enamorado de aquel lugar y que estoy a la espera de que la jefa, Nikki, me responda. El problema es que no me responde y en parte lo entiendo… ya tienen 6 becarios. Así que bueno, cada día me despierto mirando el correo para ver si tengo alguna respuesta. Pero hay una buena noticia sobre Phibious y es que Rubén (le voy a tener que hacer un monumento) me ha puesto en contacto con su mentor, así que cuando regrese a Madrid, sea la fecha en la que sea, el panorama se va a poner muy interesante porque quiere conocerme.

¡Sigue leyendo y descubre qué novedades hay en el resto de agencias!

Ogilvy – Después de no pasar de la secretaria, que ni se inmutó al decirle que había hecho 11.000km el día anterior para buscar unas prácticas, finalmente les he enviado el correo a la dirección correcta y sigo esperando respuesta pero el tiempo se me acaba y debo admitir que el correo lo envié por puro orgullo.

Saatchi & Saatchi – Era mi seguro para quedarme si no encontraba nada, pero hablando con Paul por correo me ha dado a entender que ya tienen 3 becarios, la agencia no tiene mucho espacio y que me esfuerce en seguir buscando. Que cada cual saque sus conclusiones pero independientemente le estoy muy agradecido simplemente por recibirme.

Sofresh – Más de lo mismo, después de la entrevista y la buena reacción sigo esperando a que la jefa se decida.

Y mientras todo este tiempo pasa, hoy y después de 9 días de espera me responden desde Leo Burnett. Pero antes de desvelaros el final os voy a contar esta particular historia desde el principio:

Hace 8 días pude establecer contacto via Facebook pues les envié un mensaje presentándome y agregando el enlace a la web, a lo que me respondieron dos días más tarde que si les podía mandar mi CV en un formato más sencillo “para facilitar la labor a RR.HH” (obviamente lo hice a los pocos minutos pero después de dedicar horas a la web y a presentar mi CV de una forma creativa para lograr una entrevista se te pasan por la cabeza cosas del tipo “replantearle la existencia del ser humano”). Desde entonces no tuve respuesta hasta que hoy, 25 de junio, estando a 14 horas de distancia en autobús de Ho Chi Minh me dicen que me quieren entrevistar y que me ponga en contacto con ellos.

El mosqueo que tengo encima es generalizado y me he tenido que tomar varias cervezas para asimilar que tengo tres opciones en este momento:

a) Regreso a Ho Chi Minh ahora mismo, por lo que no podré ir a Bangkok para ver agencias ni hacer turismo.
b) Les comento que ya cuando vuelva es muy tarde (si quiero cambiar los billetes de avión hay unos plazos) y que muchas gracias pero no.
c) Acepto la entrevista, me paso por allí el día antes de que salga mi avión asumiendo que si sale bien no me podré quedar y así por lo menos hago contactos.

De las tres opciones la única que me gusta es la tercera, siempre y cuando en Bangkok no logre nada. Así que aprovecho para preguntaros ¿vosotros qué haríais en una situación así? ¿se os ocurren más posibilidades? Tengo hasta el jueves para decidirlo pero mientras tanto intentaré pensar que hago mientras visito los templos de Angkor.

Por cierto… casi me olvido. En el viaje por Camboya conocí a un empresario de Hanoi y que hace poco estuvo en Hong Kong trabajando que se interesó mucho por mi historia. Ya me dijo que si algún día paso por allí que le avise, que me puede ayudar a encontrar algo en publicidad porque tiene muchos contactos. Así que tengo su tarjeta. Uno nunca sabe lo que puede pasar en el futuro…

Sé el primero en comentar