Becario en Vietnam. Día 2: primer contacto

phibious

Decir que el día de hoy ha sido raro se queda corto. Como ya os contaba ayer, el plan principal del día era visitar varias agencias y hacer un poco de turismo pero al final todo ha ocurrido de una forma que no me esperaba para nada. Pude visitar 4 agencias de las cuales tengo muy buenas vibraciones con tres de ellas y la otra que fue un total desastre. Pero mejor os cuento como ha ido todo desde el principio:

Phibious:

phibious

Nada más llegar me recibe Rubén Martínez, un mallorquín que tras 6 años en Estados Unidos vino a Vietnam por unos días y se quedó trabajando como arte. Tras una breve pero simpática bienvenida me presenta al segundo español de la agencia, Alberto Talegón, Ex Ogilvy, Ex BBDO y Ex Shackleton en España y que ahora se encuentra en Vietnam luchando cada día para que la creatividad gane la batalla a la mediocridad. Viendo el panorama ya pienso que aquello parece la armada española en Vietnam.

Me muestran la agencia, charlamos un poco y me presentan a Toby, un divertido maltés que ya ha aprendido un poco de español… y es que sus “profesores” de la agencia le han enseñado palabras tan útiles como “cabrón”. Y finalmente conozco a Nikki, la persona que decidirá si me quedo o no. Tristemente la pillé en un mal día porque tenía mucho trabajo y no pudo recibirme, pero mientras esperábamos a ver si había algún hueco estuve charlando con el resto del grupo hasta que cada uno se fue a su trabajo, quedándome con Toby. Más charla sobre publicidad, me explica un poco un trabajo con el que está en esos momentos y me pide que si le puedo dar una mano. Así que nos ponemos a trabajar. Le paso alguna información sobre lo que busca y finalmente nos marchamos (esto huele a prueba o algo).

De Phibious os diré una cosa muy sencilla, y es que me he enamorado de esta agencia. El ambiente y lo bien que me trataron lograron que se hicieran un hueco en mi corazoncito publicitario.

Una vez terminado aquí el siguiente paso era hacer un poco de turismo, pero como el Museo de la Guerra estaba cerrado acabé en Ogilvy.

Ogilvy:

ogilvy, recepcio?n

Subo a la planta 13 y un fracaso estrepitoso me aguardaba. Nada más entrar me recibe la secretaria, a quien le explico mi situación y si era posible hablar con alguien de planning o creatividad, pero nada, que mejor les envíe un email con mi CV y que ya se pondrían en contacto conmigo. (Si señora… me he recorrido 11.000km para enviar un email ¬¬). Le explico que ya lo hice y le mostré la dirección a la que lo envié pero fallo mío, no era la persona correcta. Así que me dio un correo nuevo y hasta luego.

Saatchi & Saatchi:

edificio saatchi

Al salir de allí recordé que Saatchi & Saatchi estaba a una o dos calles de distancia y después de perderme durante media hora conseguí encontrar su edificio. Una vez allí intenté localizar a uno de sus trabajadores pero la recepcionista no estaba y el vietnamita que se encontraba en su lugar no hablaba inglés. Menos mal que en ese momento pasaba una chica que me explicó que la persona a la que estaba buscando se había ido a comer y que volviera en hora y media. Así que me fui a dar un paseo y al regresar sorpresa: otra chica me explica que les debería mandar un correo con mis datos a lo que le digo que ya lo hice y no recibí respuesta alguna, y es que parece que nuevamente el error fue mío ya que habría sido mejor contactar con otra persona, la cual volvería de comer en media hora, así que a esperar otra media hora. En mi defensa y viendo que ya envié dos correos mal diré que cuesta mucho saber quién es la persona adecuada, y más todavía si estás en el extranjero.

Después de dos horas dando vueltas y esperando conozco a Paul Young, director creativo y que solo disponía de 10 minutos para mí, así que toca impresionarle. Tras contarle que llegué hace 24 horas desde España capté su atención y una vez en su despacho pude mostrarle la web, mi CV y explicarle mi situación. ¿Resultado? Pues que ya tienen 3 becarios y que la oficina está llena pero que si no encuentro nada en otras agencias estaría encantado de tener una nueva mente fresca y pensante. Además, al ver que mi experiencia se centra mucho en el online me recomienda ir a la agencia Sofresh, ya que ellos están especializados en ese campo y buscaban gente de prácticas. Así que me da la dirección y nuevamente me pongo en ruta.

Otra vez me pierdo buscando el lugar y tras encontrarlo me cruzo justo con la persona con la que tenía que hablar, pero se iba un momento y volvería en hora y media. Viendo que estaba relativamente cerca de Phibious decido pasarme nuevamente para darle a Toby unas cuantas ideas que había estado pensando para su presentación pero justo estaba reunido y había salido, así que ya más tarde se lo mandaría por correo. Después de esto resuelvo que va siendo hora de comer algo (son las 4 de la tarde) y tras un rápido almuerzo en un puesto de la calle me dirijo a Sofresh con las pilas cargadas.

Sofresh:

Allí conozco a Emilie, una chica francesa que me presenta la agencia aunque no me la pudo mostrar porque están empaquetando todo para mudarse, curiosamente se van al mismo edificio que Phibious. Empieza la presentación, le explico lo que hago, le muestro la web, mis trabajos, etc… tras ver que estoy interesado en una parte que combina estrategia y creatividad me comenta que están buscando un perfil muy parecido al mío, pero que tendría que hablarlo con el jefe aunque ya me deja caer que el 1 de julio podría empezar a trabajar con ellos en las nuevas oficinas. Yo por mis adentros pienso: “Joder, ¡¡qué bien!! Ya es casi una confirmación”. Pero la felicidad duró poco pues me comentó que es probable que no me pagasen nada… y claro… uno vive del amor al arte hasta ciertos límites. Vietnam es barato pero con que me den lo suficiente para pagarme un alojamiento o como mínimo el alquiler de una moto y algo de comida pues me conformo (100-150 dólares al mes). Así que salí de allí con un sabor de boca algo agridulce y me volví al hotel a reflexionar sobre el día, asimilar un poco como ha ido todo y descansar.

Al llegar me encuentro una grata sorpresa. Un email de Rubén enviado a la jefa en el que le comenta que estarían encantados de incorporarme al equipo. Así que parece que les he causado una muy buena impresión.

En resumen:

– Phibious: Me encanta esta agencia y es en la que me gustaría quedarme pero estoy a la espera de Nikki.

– Ogilvy: ¿Les envío el correo o paso del tema?

– Saatchi & Saatchi: Es mi seguro para quedarme si no encuentro nada.

– Sofresh: Parece que están dispuestos a adoptarme pero sin pagarme nada.

Esto ha sido de forma muy resumida del día tan agotador que tuve, porque los paseos, encontrar las agencias y el terrible calor húmedo que hace aquí te machacan. Para mañana no tengo muy decidido que voy a hacer pero alguna agencia más seguro que cae.

Sé el primero en comentar