Adiós Omán. Fin de un verano increíble.

Adiós a Omán en Bendita Becariedad

Adiós a Omán en Bendita Becariedad

“This is the end, beautiful friend”… bueno, tampoco es para ponerme tan dramático, becarios, pero ya me he despedido de TBWA\ZEENAH con mucha tristeza, y es que el último día estuvo lleno de sorpresas almorzando con el departamento, despedidas entre abrazos y una carta de recomendación que casi me saca una lagrima, además de que me pidieron que no me fuera o que regrese al terminar la carrera.

La verdad es que este verano ha sido inigualable, pero lo mejor es que ha sido el comienzo que tanto esperaba dentro de la publicidad. Desde Madrid hasta Omán, pasando por Vietnam, Camboya y Tailandia, conociendo planners, cuentas, creativos, artes, becarios y otra fauna… pero sobre todo, trabajando en una agencia única. Antes de despedirme de vosotros quiero compartir unos pequeños consejos:

  • ¡MOVED EL CULO! No esperéis a acabar la carrera o llegar a cuarto para empezar a buscar prácticas. En las universidades lamentablemente no aprendes casi nada por lo que cuanto antes metas el pié en una agencia mejor. Da igual que sea grande o pequeña, en ambas aprenderás mucho. Y no solo me refiero con esto a prácticas. Id a eventos de marketing y publicidad, conocer gente del sector, visitad exposiciones, leed sobre publicidad…
  • Si estáis de becarios no tengáis miedo a preguntar las dudas que os surjan por muy idiotas que os parezcan. Mejor preguntar que meter la pata y tener que volver a comenzar. Pero si metéis la pata, asumidlo, pedid disculpas y aprended del error… y jamás, jamás, jamás se os pase por la cabeza escurrir el bulto.
  • Es cierto que el becario suele comerse muchos marrones que a nadie más de la agencia le apetece hacer, pero de esos marrones es de donde más aprendes y os ayudaran a afrontar briefings futuros.
  • Hablar con compañeros de otros departamentos, tendrán muchas cosas que enseñaros y algún trabajito extra para vosotros. Además, si tenéis un becario que lleva más tiempo que vosotros más os vale llevaros bien con él porque os ayudará mucho en esos primeros días en los que pareces un pato mareado por la agencia.
  • Último consejo: Excel se convertirá en vuestro “pan de cada día”. ¡¡Aprended a usarlo cuanto antes!!

Me da pena no haber podido contaros muchas más cosas que por motivos de privacidad no puedo publicar, pero os aseguro que lo que habéis leido este verano era solo la punta del iceberg y que aunque esto parezca el final, en realidad no es más que el principio. Así que esto es todo, hoy me despido de Bendita Becariedad.

Gracias por acompañarme en este viaje. Nos vemos.

Sé el primero en comentar